Onefootball
David Serra

El eterno problema del Barça


Marc Bartra se ha ido del club y con esta baja el Barça necesita urgentemente reforzar la zaga. El nombre de Umtiti suena con fuerza para reemplazarlo.

Son de sobra conocidos los problemas del Barcelona para encontrar un central. Cada año el mismo cuento, cada año suenan miles de nombres incluso Michel pero al final los soñados refuerzos nunca terminan de llegar.

Las dos ultimas incorporaciones para reforzar el centro de la defensa fueron Mathieu y Vermaelen. El francés ha cumplido aunque le falta algo, pero desgraciadamente el belga ha pasado más tiempo lesionado que en el campo (hoy mismo se ha vuelto a lesionar).

Con solo cuatro centrales, contando que Mascherano se quede, el Barça necesita reforzar la zaga urgentemente este verano. Aún así, las altas no llegan, solo las bajas, ayer se conoció que Marc Bartra se iba al Borussia Dortmund y hoy el catalán ya ha firmado su nuevo contrato por cuatro años. Bartra no ha contado para Luis Enrique y solo empezó de titular en siete partidos esta última temporada.


¿Pero hay alguien mejor que Bartra para suplir al tándem titular Piqué – Mascherano? El catalán se ha criado en La Masía, ha respirado el estilo y los colores y ha aprendido de Piqué y de Puyol, que ahora es su representante. Pero a veces parece que lo que se tiene en casa no se valora hasta que se pierde y será la temporada la encargada de juzgar si ha sido una buena decisión la de dejarle marchar tan fácilmente.

Han sonado muchos nombres, los eternos Aymeric Laporte, Marquinhos o Thiago Silva para cubrir esa maldita posición, pero el ultimo nombre de esta lista que maneja Robert Fernández es Samuel Umtiti, central del Olympique de Lyon de 22 años. Al francés lo vamos a poder ver seguramente en esta Eurocopa si el seleccionador, Didier Deschamps, le da minutos. Es un central zurdo, que también puede jugar de lateral izquierdo, contundente, tiene buena salida con el balón en los pies, capacidad de liderazgo, y buena presencia aérea, pero puede que aún esté un poco verde para un gran club como el Barcelona.

Aunque el fichaje va por buen camino, aún no está cerrado y según el presidente del Olympique, Jean-Michel Aulas, solo ha habido un primer acercamiento. El talento es importante, pero no lo es todo, porque por lo visto no es fácil adaptarse al juego del Barça, e incluso jugadores que han estado poco tiempo en La Masía pueden tener problemas como Aleix Vidal en este curso. Marc Bartra estaba totalmente adaptado al equipo y al estilo pero el Barça a preferido una apuesta más arriesgada aunque seguramente del agrado de Luis Enrique.

Pensar que hace más de 14 años que ese niño pequeño vino al Barça, a la edad de 11 años, de la mano de su hermano gemelo Èric y acompañado por sus padres Josep y Montse. Con la mayor ilusión que un niño puede tener, la ilusión de vestir y defender la camiseta y los colores que sentía dentro desde que nació. Los dos con el mismo sueño, jugar en el primer equipo del FC Barcelona. Lo veíamos muy lejano, casi imposible, pero en mi caso finalmente lo logré. Poco a poco, prescindiendo de momentos con familia y amigos para poder estar en los entrenamientos o partidos de cada semana, viendo muchos compañeros entrar y salir cada temporada, dónde cada año que pasaba todo era más complicado y más dura era la competencia y exigencia en entrenamientos y partidos… Hasta llegar a madurar sin darte cuenta de que han pasado los años volando y que los momentos duros y también buenos seguían llegando, y entonces llega el momento de decidir si seguir estudiando, seguir al 100% con el futbol o hacer ambas cosas en la Masía. Allí fue donde hice un gran paso en todos los sentidos. Puedo decir que estar en la Masía me permitió dar lo mejor de mí y, con el tiempo, fui capaz de dar el salto al Barça B y, dos años después, cumplí mi sueño de niño que tanto había deseado y por el que tanto había sacrificado y luchado: ser jugador del primer equipo del FC Barcelona. Dónde he tenido el placer de vivir desde dentro grandes éxitos con el mejor equipo del mundo. Estos 4 años como jugador del primer equipo del FC Barcelona han sido increíbles, intensos, duros, con momentos brutales y otros no tanto, pero, sobre todo, únicos e inolvidables. Gracias a todos y cada uno de los compañeros que he tenido, los mejores del mundo, que me han dejado aprender lo mejor de ellos como profesionales y como personas. Con consejos directos o indirectos que tengo bien grabados para seguir creciendo siempre. A toda la gente que rodea a los jugadores, entrenadores, directivos, presidentes, fisios, médicos, utilleros, delegados, encargados de la cocina y también a los de seguridad, jefes de prensa, trabajadores de la Masía y de la ciudad deportiva. (…)

Una foto publicada por Marc Bartra (@marcbartra) el