Cuenta atrás para el Mundial: Un 29% de fallos desde los once metros

Onefootball Alejandro Diago

Un penalti es medio gol. Sin embargo, en la Copa del Mundo los tiros desde los once metros provocan demasiados nervios. Con las esperanzas de un país en las espaldas, las piernas empiezan a temblar.

No por nada, este porcentaje de lanzamientos en la Copa del Mundo es tan malo. De todas las veces que se han tirado penaltis en el Mundial, un 29% de ellos fueron fallados. No hace falta buscar una explicación. Los nervios de los jugadores llevan muchas veces a tomar una decisión extraña ante el portero.

Los cinco peores penaltis de los Mundiales

Diego Maradona (Argentina-Yugoslavia, Italia ‘90)

Hasta el mejor jugador del mundo de la época puede fallar. En cuartos de final contra Yugoslavia, Maradona falló un penalti tan claro que el portero no tuvo dificultades para pararlo. Al menos, Argentina clasificó.

Michel Platini (Francia-Brasil, México ‘86)

Lo mismo le pasó a Platini cuatro años antes. Su tremendo penalti en cuartos de final no tuvo consecuencias. Francia ganó 4-3.

Chris Waddle (Inglaterra-Alemania Occidental, Italia ’90)

En la semifinal contra Alemania Occidental, Inglaterra peleó en todo momento. Pero dejó en las botas de Chris Waddle el penalti decisivo. Alemania pasó a la final y ganó el torneo.

Roberto Baggio (Italia-Brasil, EEUU ’94)

Quizás el fallo más amargo. Después de un gran torneo, Baggio apareció en la final para mandar el balón a las nubes. Brasil ganó la tanda de penaltis 3-2.

Joaquín (España-Corea del Sur, Corea-Japón ’02)

Y para acabar, uno de los mayores atracos de la Copa del Mundo. Perpetrado por el egipcio Al-Ghandour (con la connivencia de un linier de Uganda y otro de Trinidad y Tobago, países de gran tradición futbolísitica), España tuvo que ir a los penaltis y Joaquín falló el decisivo para España.

Síguenos también en:

Instagram: @es.onefootball
Facebook: onefootball.es
Twitter: @onefootballES